Tráfico | T 50° H 59%

Sin categoría

Noticias | Sin categoría

La CIDH mantiene a Cuba, Honduras y Venezuela en su “lista negra”

WVEN News
04/23/2014 6:07 PM
Actualizada: 04/23/2014 6:10 PM

Washington, 23 abr (EFE).- Cuba, Honduras y Venezuela integran un año más la “lista negra de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como los países que necesitan hacer una especial mejora en esta materia.

La presidenta de la CIDH, la jamaicana Tracy Robinson, presentó hoy el informe relativo a 2013, en el que por segundo año no aparece Colombia, quien había conformado la lista durante 12 años hasta que fue retirada por haber permitido a la Comisión una visita “in loco” y el monitoreo internacional.

El trabajo sobre el respeto a los derechos humanos en el continente, además, hizo especial hincapié en la situación del penal estadounidense de Guantánamo, la libertad de expresión en Ecuador y el derecho a la nacionalidad en la República Dominicana.

En su presentación del informe, Robinson destacó que la Comisión observó que se siguieron registrando retrasos y obstrucciones a las investigaciones de violaciones a los derechos humanos, sin mencionar países, y pidió a los gobiernos permitir dichos trabajos.

El informe ha modificado parte de su estructura tras las Reformas a las Reglas de Procedimiento aprobadas el agosto pasado, por lo que el Capítulo IV destinado a alertar de los países con una situación más preocupante, se dividió en dos para hacer primero un análisis general de los aspectos más alarmantes en todo el hemisferio.

La Comisión aclaró en el comunicado adjunto al texto que el Capítulo IV.b incluye los informes especiales que consideró necesarios sobre la situación de los derechos humanos en los Estados miembros, destacando este año a Cuba, Honduras y Venezuela.

“Estos informes se basan en la mejor información disponible y se aseguran de que el Estado tiene la oportunidad de responder a los análisis detallados y proporcionar información adicional”, aseguró Robinson en la presentación ante el Comité de Asuntos Jurídicos y Políticos del Consejo Permanente de la OEA.

En el caso de Cuba, la CIDH indicó en su informe que persiste “una violación grave de los elementos fundamentales y las instituciones de la democracia”, mientras que se preocupa especialmente por la seguridad ciudadana y la independencia judicial en el caso de Honduras, un asunto que también afecta a Venezuela.

La Comisión, según su presidenta, constató que la isla caribeña continúa sufriendo “restricciones a los derechos políticos a la asociación, libertad de expresión y difusión del pensamiento” así como sus ciudadanos siguen sin poder ejercer el derecho al voto y carecen de un sistema judicial independiente.

La CIDH reiteró en su informe que Cuba continúa en una “situación permanente y sistemática de violación de los derechos humanos”, y que sufre una represión severa mientras que persisten fuertes restricciones a los defensores de los derechos humanos.

En este informe, la Comisión insiste en su preocupación por el impacto del embargo económico y comercial impuesto por Estados Unidos a Cuba sobre los derechos humanos de los cubanos, pero subraya que esto no exime al Estado de sus obligaciones internacionales de respeto a las garantías fundamentales.

Venezuela es objeto de consideración ante “una violación grave de los elementos fundamentales y las instituciones de la democracia representativa previstos en la Carta Democrática Interamericana”, y además padece una preocupante falta de independencia judicial.

“La Comisión ha observado de manera reiterada en sus informes anteriores sobre Venezuela, situaciones estructurales como la de provisionalidad de los jueces y fiscales, la cual conlleva a la fragilidad del poder judicial y a su falta de independencia e imparcialidad, que impacta de manera negativa el ejercicio del derecho de acceso a la justicia”, apunta el informe.

Respecto a Honduras, el organismo reitera su postura sobre una serie de “asuntos estructurales en materia de justicia, seguridad, marginación y discriminación que han afectado durante décadas los derechos humanos de sus habitantes”.

Robinson dijo que a la CIDH le preocupa especialmente la falta de seguridad y las debilidades en la administración de justicia, “que se evidencian en los altos niveles de criminalidad e impunidad”.

A partir del golpe de Estado de 2009, apunta la Comisión, se produjeron violaciones a los derechos humanos que “afectaron gravemente a la población hondureña”, cuyos efectos han continuado en algunos casos, haciendo “más compleja la situación en el país”.

La falta de independencia del poder judicial y de otros poderes del Estado, así como las debilidades en la administración de justicia asociadas a altos índices de violencia e impunidad, son los puntos más delicados que la Comisión identifica en Honduras.

Además, también alerta de la situación de los defensores de derechos humanos, de la libertad de expresión, y de recurrentes casos de discriminación, incluyendo las agresiones a los pueblos indígenas.

Etiquetas